Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2013

Candor interrumpido

Era el último día del año escolar, y habíamos quedado (Patricio y yo) en que saliendo del colegio iríamos a su casa a jugar Atari un rato. No éramos tan “patas”, pero me caía bien, lo que era bastante común entre aquellos que veníamos juntos desde el primer grado; la verdad es que la posibilidad de siquiera ver de cerca la nueva videoconsola Atari ST valía el ajetreo. Siendo casi las dos de la tarde, tocaron el timbre de salida; con el estridente sonido se acababa la primaria, y una precoz sensación de nostalgia e incertidumbre me retuvo en el pupitre por unos cuantos segundos. —¡Ya vámonos, oye! —exclamó Patricio, quien ya tenía la mochila en la espalda. Cogí la mía, me despedí de los amigos más cercanos, y salimos a buscar su movilidad, que nos llevaría hasta el distrito de La Molina.

Todos sabíamos que el papá de Patricio tenía un importante puesto en una importante empresa, y a él le gustaba alardear de eso; para mí nunca fue un problema, pero lo que me quedaba claro era que su fa…

Yo "Excelencia"

Aquí os comparto el discurso que di el pasado miércoles 11 de diciembre, durante la ceremonia de cierre del programa "Excelencia" en mi empresa:
Buenas tardes.

Aquella noche de diciembre de 2012, el momento de la premiación estuvo cargado de emoción y regocijo… fue inolvidable… según me contaron, ya que lamentablemente no pude llegar a tiempo. Un año después, estoy aquí frente a tan distinguido público, agradeciendo la oportunidad de poder dar testimonio de lo que fue para mí ser parte del equipo "Excelencia” durante todo este año.

Cuando ingresé a la empresa, hace más de dos años, recuerdo que lo que más me llamó la atención fue el afán que la gente tenía para hacer las cosas de manera sobresaliente. Cada persona con la que tenía que interactuar para el desarrollo de mis funciones parecía esmerarse más que la otra para dar el mejor servicio, proponer las soluciones más innovadoras y buscar las mejores prácticas de la industria para incorporarlas a sus procesos. Todo e…

"El Primer Milagro" rises!

Y así, mi primera aventura literaria da sus primeros frutos. En el 2007 nació la iniciativa de narrar un cuento para niños; y poco a poco, el contexto, la trama y los personajes fueron tomando forma. Hace casi un año, el proyecto quedó completo cuando terminé de editarlo y registrarlo en Indecopi. Este mes, luego de haber cerrado algunos pendientes —académicos, básicamente—, me decidí por encontrar la manera más conveniente (económica) de publicarlo. Por un lado, gracias al brasileño Eduardo Goncalves, aproveché las bondades del sitio Blogger.com para publicar el cuento onlinehttp://elprimermilagro.blogspot.com. Y por otro, mi compañero de trabajo, Diego Escalante, un me hizo ver la luz: Kindle Amazon Publishing, una plataforma web para la publicación (y venta) de libros electrónicos (e-books) para Kindle, el dispositivo portátil de Amazon.com, que permite comprar, almacenar y leer libros. El cuento ya está disponible para la compra aquí.
Y claro... ¿qué sería de un cuento (o libro…

"Pienso en ti" recargado!

—Ganaste el primer lugar en lo del poema... :)  ¡Me hicieron subir! —me escribió hoy por el chat, súbitamente, mi hija adolescente. —Ahhh?? :S Yo??!! —fue la respuesta que le devolví, desde el teclado de mi celular, sin comprender del todo a qué se refería. —Siiiii... Tuuuuuú!! 
Recordé, entonces, que cuatro meses atrás había participado —en la categoría de padres de familia— en el 3.° Concurso de Cuento y Poesía "Madre Elisabeth Hanfland 2013" organizado por su colegio.
—Ehhhh!!! :)  ¡Te hicieron subir a recibir mi premio! ¿Y cómo te sentiste? —Fue horrible. Yo no quería subir... pero fue chévere —fue su respuesta, muy propia de ella, por cierto.


Y bueno, aquí os comparto el poema ganador, que en realidad es la adaptación de un viejo poema mío:

Pienso en ti cuando las primeras luces de la mañana invaden mi pequeño universo. Te imagino con los ojos aun cerrados, descanso mis labios en tu mejilla, y en el gozo de tu despertar, me hipnotiza el indescifrable color de tus ojos. Sonrí…

Estar contigo

Estar contigo es como respirar la brisa marina fresca, blanca, cristalina, que se desvanece con el sonido de las olas, como tus besos y caricias con las horas.
Estar sin ti es sobrevivir con la mitad de mi ser en un suspiro de melancolía; es confusa oscuridad de madrugada
reclamando el nacimiento del día.
Estar contigo es como levantar vuelo con el viento, confiado, omnipotente, invencible; es ser monarca del cielo y de las nubes,
y prisionero súbdito de tu sonrisa.

Estar sin ti
se parece a la sombra de un recuerdo,
es destierro, es exilio, es no vivir;
como el ciego buscando a su Mesías,
o el condenado esperando redención. 

Estar contigo, 
mi Bella,
es milagro, asombro, alumbramiento, es el Edén, es Nunca Jamás, es Oz; es resucitar cada día engrandecido
cuando escucho los acordes de tu voz.



Volviendo al futuro

Hacia fines de los ochenta, un buen día, mi padre trajo una máquina pequeña y extraña; nos dijo que servía para ver películas "como en el cine, pero sin salir de casa". Se trataba de un reproductor de videos Betamax, de esos que se habían puesto de moda en Lima —las salidas al cine habían dejado de ser "atractivas" para los limeños, debido a los temores generados por el terrorismo y a las restricciones económicas de aquel entonces—. Esa misma noche, como para probar el Betamax, papá había alquilado una película llamada Volver al futuro: mi vida ya no volvería a ser la misma.

El filme trataba de un chico que retrocedía en el tiempo, conocía a sus padres, y su madre se enamoraba de él; tres de los elementos psicológicos más poderosos, creo yo, que pueden explotarse en una narración. La idea de poder viajar a través del tiempo, en primer lugar, es algo tan fascinante como inalcanzable; conocer a tu padre o madre cuando era joven, y hasta ser su amigo, genial hasta las…

La Leyenda de Misti Túpac

Por José Manuel Garay Bustamante.

Cuenta la leyenda que, muchos años antes de los incas, vivía en las tierras de lo que ahora llaman Arequipa un joven llamado Misti Túpac. Él era el jefe de una tribu de agricultores y pescadores; pero su carácter era explosivo y muy colérico. Tenía poderes sobrehumanos, pero los usaba para el mal. Mucha gente se burlaba de él, por sus pensamientos y cóleras. A veces, se sentía tan extraño consigo mismo que hacía sufrir a la gente, e incluso los mataba con sus poderes mentales. 

Los dioses conversaban sobre qué hacer con Misti Túpac, porque se estaba portando muy mal. Entonces, el dios del fuego —que había escuchado atentamente—, al ver lo injusto y brutal que era Misti Túpac con sus súbditos, quería darle una lección y detener el sufrimiento de la tribu. 


Entonces, el dios del fuego subió a la tierra y se encontró con Misti Túpac, y le dijo:

—¡Tú, Misti Túpac, por tus actos, te voy a dar un castigo: serás un volcán, pero no un volcán cualquiera, sino un v…

Lo que Ravi Ravindra, Pedro Picapiedra y Nicolas Cage trataron de decirme hoy

Hace unos días, me sucedió una cosa muy curiosa; como si un mensaje importante tuviera que serme entregado, sí o sí, ese mismo día; y como si todo se hubiese dispuesto para que así sea. Pues los distinguidos emisarios fueron un profesor emérito de la India, un viejo personaje de dibujos animados y un conocido actor de Hollywood.
El profesor emérito
El físico y conferencista internacional sobre ciencia, religión y espiritualidad, Dr. Ravi Ravindra concedió hace poco una entrevista al periodista Luis Davelouis. Me topé con ella al ojear —casi sin queriendo— el diario del domingo anterior. En la introducción, se planteaba el cuestionamiento existencial de "qué estoy haciendo y por qué lo hago", y el mensaje que Ravindra propaga por el mundo: "que lo que sea que hagas, tenga sentido". El asunto está enfocado en tomar conciencia del sentido de nuestra vida y cuán alineado está con el sentido de lo que hacemos. Ahora, lo que hacemos se refiere, sin duda, al trabajo (prof…

Crónica de nuestro retorno a la Ciudad Sagrada de los Incas

Hace doce años, a finales de 2001, visitamos Cusco, el "ombligo del mundo", por primera vez. Por aquellos días, una lluviosa capital del imperio del Tahuantinsuyo le abrió las puertas a tres poco experimentados turistas —a ti, a tu mami y a mí—; de hecho, si no fuera por tu tío-tatarabuelo Juani Valer, el viaje hubiera sido bastante más ajetreado de lo que fue. Con todo y la lluvia, el soroche y el tener que llevarte cargadita a todos lados, para todos fue una experiencia inolvidable.
Seis años más tarde, a mediados de 2007, luego de haber sido escogida, Machu Picchu, como una de las 7 Maravillas del Mundo, sentía que debía volver; pero esta vez, ya solo. Y así, a mis 33 años, emprendí un solitario peregrinaje de tres semanas por el sur del Perú: un breve aislamiento autoimpuesto para (intentar) encontrarle un sentido a mi vida. ¡Qué mejor lugar para comenzar esa búsqueda que la Ciudad Sagrada de los Incas!
Otros seis años después, para el verano de 2013, tú en plena adolesc…