Ir al contenido principal

Candor interrumpido

Era el último día del año escolar, y habíamos quedado (Patricio y yo) en que saliendo del colegio iríamos a su casa a jugar Atari un rato. No éramos tan “patas”, pero me caía bien, lo que era bastante común entre aquellos que veníamos juntos desde el primer grado; la verdad es que la posibilidad de siquiera ver de cerca la nueva videoconsola Atari ST valía el ajetreo. Siendo casi las dos de la tarde, tocaron el timbre de salida; con el estridente sonido se acababa la primaria, y una precoz sensación de nostalgia e incertidumbre me retuvo en el pupitre por unos cuantos segundos. —¡Ya vámonos, oye! —exclamó Patricio, quien ya tenía la mochila en la espalda. Cogí la mía, me despedí de los amigos más cercanos, y salimos a buscar su movilidad, que nos llevaría hasta el distrito de La Molina.

Todos sabíamos que el papá de Patricio tenía un importante puesto en una importante empresa, y a él le gustaba alardear de eso; para mí nunca fue un problema, pero lo que me quedaba claro era que su familia era más pudiente que la mía. Si bien Patricio era algo petulante, gozaba del respeto y cariño de los demás niños del salón. Cuando llegamos a su casa, me quedé asombrado: zona residencial, dos pisos, cochera grande, jardín y una piscina; al principio, sentí una natural y sana envidia, y luego, un pícaro pero inocente “¡Tengo que venir más seguido!”. La criada nos sirvió el almuerzo —sus papás estaban trabajando—, y comimos rápidamente para poder irnos a jugar.

Ya en su habitación, me mostró la Atari ST que le habían comprado por su cumpleaños; la tenía conectada a un televisor (blanco y negro) en un mueble tipo escritorio. Nos sentamos uno al lado del otro. Me contó que había estado aprendiendo algo de BASIC —el lenguaje de programación de las Atari—, y al ver mi interés, me comenzó a enseñar algunos comandos.

—Tengo un juego excelente. ¿Te gustan los autos de carrera? —me preguntó.
—¡¡Sí!! ¿¡A ver!?
Sacó de un cajón el disco original de “Turbo” y lo insertó en la consola.  Mientras cargaba el juego, me pasó el brazo por encima del hombro, lo que no me extrañó ya que éramos amigos. Terminó de cargar, y comenzamos a jugar por turnos —tenía un solo joystick—. En mi tercer turno, volvió a pasarme el brazo, pero esta vez comenzó a acariciarme el hombro.
—¡Oye! —exclamé ingenuamente.
—¡¿Qué pasa?! —respondió como bromeando—. ¡Tranquilo!
—¡No me molestes, pues! —le dije serio.
—Ya, ya.


Traté de no darle mucha importancia —de hecho que no comprendía bien lo que había pasado—, así que continuamos jugando “Turbo” un rato más. De un momento a otro, me pidió que le alcanzara la caja de un juego que estaba en su mesa de noche. Me paré, fui hasta donde estaba la caja y, al volver, Patricio me sorprendió, de pie, y sin poder hacer nada para impedirlo, me agarró el trasero.

—¡¡Suéltame!! ¡¿Qué chucha tienes?! —le reclamé al salir de mi estupor, dando rápidamente unos pasos hacia atrás.
—¡Solo estoy jugando, compadre! —me dijo con tono apacible.
—¡¡No te me acerques, concha tu mare!! —Cogí mi mochila y, apresuradamente salí de su cuarto, bajé las escaleras, abrí la puerta de la casa, y me fui corriendo hacia la esquina.

Temiendo que Patricio fuera a buscarme, corrí hacia un parque que avisté cerca de su casa. Me senté en una banca, y me quedé allí, con los ojos puestos en la dirección por donde había llegado, casi sin pestañear, respirando agitadamente, sintiendo cómo los latidos del corazón golpeaban mis costillas una y otra vez. Repasaba lo sucedido, intentando explicármelo a mí mismo, pero sentía miedo y culpa. Me puse a observar los enormes árboles del parque y cómo el viento movía las ramas, de un lado a otro, haciendo temblar sus hojas; me comencé a sentir mejor.

Siendo casi las seis de la tarde, recordé que mi papá me iba a recoger más o menos a esa hora, así que caminé hasta la cuadra donde vivía Patricio, y me senté en la vereda de la esquina, siempre vigilando la puerta de su casa. A los pocos minutos, apareció el coche de mi papá —doblando lentamente la cuadra—; me acerqué a paso veloz, me metí en el carro, y sin siquiera saludar, le pedí que nos fuéramos rápido de allí.

—¿Todo bien, hijo? ¿Qué tal te fue? —preguntó después de unos minutos, con la mirada fija en la avenida Javier Prado. Yo quería contárselo todo, pero como no podía con ello, aquella tarde de 1988 solo atiné a darle la respuesta más cobarde que podía.
—Bien, papá.

Patricio y yo jamás volvimos a dirigirnos la palabra.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La historia detrás de "El discurso del rey"

"El discurso del rey" es una película basada en la historia del rey Jorge VI —padre de la actual reina de Inglaterra—, quien tras la muerte de su progenitor, Jorge V, y la posterior abdicación de su hermano Eduardo VIII, se ve obligado a ascender al trono. En aquella época, el país se encontraba al borde de la Segunda Guerra Mundial y necesitaba un líder; por lo que su esposa Isabel, la fenecida Reina Madre, lo contacta con el terapeuta, Lionel Logue, con quien Jorge VI se comprometería firmemente a superar su defecto en el habla, gracias a lo cual llega a pronunciar el famoso discurso radiofónico que inspiraría a su pueblo.


I. El Rey
Destinado a ser solo príncipe
Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor nació el 14 de Diciembre de 1895, siendo el segundo hijo del rey Jorge V y de la reina María de Teck. En 1909, inició su carrera en la Armada Real Británica, llegando a tomar parte, como oficial de un buque de guerra, de la Primera Guerra Mundial. Se casó con Lady Isabel Bowes-…

El Joker mató a Robin, y ahora… ¿Robin es el Joker? WTF?!? #FanTheories

Si bien este post trata de ser un humilde homenaje a Batman, uno de los superhéroes más emblemáticos del fantástico universo de los cómics; en primera instancia desarrolla la cronología y evolución de su sidekick, su fiel compañero: Robin, para luego introducirnos en la alucinante pero probable teoría acerca de su trágica caída hasta lo más profundo de la perversidad humana. Para la elaboración del post, y emulando a estos dos combatientes contra el crimen, me apoyará con sus comentarios y apreciaciones un sidekick muy especial: [CuriousBoy].

[CuriousBoy]
Así es, Galileus. En los siguientes párrafos profundizaremos la historia de Batman en la televisión y el cine, en su mayor parte junto a su inseparable amigo Robin; y veremos los diferentes Robin que existieron en el mundo de los cómics, y en especial, exploraremos y explicaremos las teorías del nuevo Joker del nuevo Universo Cinematográfico de DC Comics, guiados por lo que ya sabemos y nos han mostrado sobre las próximas películas, e…

Machu Picchu y los 3 cerros

Sentado en el bus, a diez minutos de Aguas Calientes, contemplaba las gigantescas formaciones rocosas llenas de vegetación que parecían resguardar un tesoro ancestral. Me sentía ansioso por llegar a él, como si fuera mi primera vez. Y es que ésta era diferente: Machu Picchu era ahora una de las 7 Maravillas del Mundo. Este es el relato de mis tres días, desde tres cimas, alrededor de la Ciudad Sagrada de los Incas.

Día 1: Machu Picchu, el "Cerro Viejo" Cruzando el ingreso al santuario, comencé a subir junto con los demás turistas por el camino de piedras. Eran las 6:30 AM y los rayos del Sol todavía no alcanzaban la altura de los cerros que nos rodeaban. La gente estaba apurada por llegar. Hacia un lado vi un camino por el que no iba nadie y pensé que talvez me llevaría a una vista de la ciudadela menos cargada de turistas. Decidí ir por allí.

Luego de veinte minutos de subida, las piedras empotradas en el cerro formaban una escalinata más empinada entre la densa vegetación.…