Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2013

Cuidado con lo que deseas

Sucede algo particular con los refranes, los adagios y las frases proverbiales en general: las damos por ciertas con dudosa validez, hasta que nos toca vivirlas. Desde las clásicas sentencias "Dime con quién andas y te diré quien eres" y "En boca cerrada, no entran moscas", hasta las máximas proletarias "Al que madruga, Dios le ayuda" y "A Dios rogando y con el mazo dando"; desde la niñez y a lo largo de nuestra vida, cotidianamente se nos nutre de sabiduría ancestral, la que hacemos nuestra cuando ya es, muchas veces, demasiado tarde.

A la mitad  del camino de mi vida —como diría Dante Alighieri—, un viejo proverbio chino estaba en la lista de frases que no hacían ningún sentido para mí; es el que dice "Ten cuidado con lo que deseas, porque es posible que se cumpla". No obstante, el 2012 fue un año intenso, trascendental y decisivo; también fue el año en que me tocó —quizás sin merecerlo— vivir el antiguo adagio y hacerlo mío, a todo r…