Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2007

Parchís Forever

Hace algunos meses, cuando por fin me pude dar un tiempo para ingresar al mundillo del YouTube, me encontraba con las manos al raz del teclado pensando qué buscar. De pronto como si mis dedos cobraran conciencia propia, sin pensar escribí simplemente "parchis". En el instante que daba click al botón de búsqueda, en esos microsegundos vinieron a mí, como en las películas de M. Night Shyamalan, escenas de mi infancia, como si hubiera encontrado la llave de un cofre olvidado, como flashes de imágenes, de colores: el rojo, el amarillo, el verde, el azul, el blanco... Buena parte de mi niñez estuvo marcada por esos cinco colores. ¡Sí!: fui un fanático de ese Parchís.

"Erase Una Vez..."

Eran inicios de los 80, y el Perú no era precisamente un país globalizado. No existía Internet, y los medios de comunicación tardaron un poco en dar a conocer el fenómeno Parchís. No logro recordar cómo o desde cuando me empezó a gustar. Probablemente haya sido gracias al tema principal de…

Buscando a Tiahuanaco

De todas las manifestaciones representativas de las culturas pre-incaicas, la que me causó más curiosidad desde niño fue siempre la Portada del Sol. Mientras el profesor Aparicio, en segundo grado de primaria, nos explicaba el legado que la cultura Tiahuanaco heredó a los incas, al ver la foto de la Portada del Sol en el texto escolar, me imaginaba cómo sería estar allí parado en la puerta, bajo el dintel esculpido en piedra. Aunque suene extraño, como que le agarré cierto cariño a esa imagen. Cada vez que la veía, me repetía a mi mismo: ¡Algún día estaré allí!

La noche acababa de bañar de un negro azulado el cielo del altiplano peruano. Me encontraba en la carretera, en un taxi, de regreso a la ciudad de Puno, luego de una no-tan-productiva tarde en Sillustani. Me sentía un poco molesto por no haber calculado bien la hora. Si tan solo hubiera llegado treinta minutos antes, hubiera fotografiado mejor las chullpas iluminadas por el Sol de la hora mágica.

En ese momento tenía dos opciones…