Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2011

Señorita de Chan Chan

Lima, octubre de 2011 Muy querida señorita:
Le pido perdón, en primer lugar, por el atrevimiento de dirigirme a usted sin conocerla siquiera, esperanzado en que sepa comprender que a veces el corazón bloquea la razón, y nos despoja de prejuicios, temores e incluso de cordura. No sé realmente cómo empezar esta carta —que probablemente nunca llegue a usted, o al menos eso desearía—; quizás expresando aquello que sentí al verla allí de pie, en la ciudadela de Chan Chan: paralizado de improviso, atónito, mágicamente embelesado.
En ese instante, la explicación que daba la guía de turismo se iba desvaneciendo con el viento; como si alguien le estuviera bajando el volumen a todo a mi alrededor. Allí en la plaza principal del palacio de Nik An, éramos solo usted y yo. He considerado la teoría de que talvez haya sido objeto de un hechizo ancestral chimú, y que usted, portadora del poder de Shi o incluso la encarnación de la diosa lunar, haya querido atraer a su siguiente víctima para el sacr…