Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2013

Volviendo al futuro

Hacia fines de los ochenta, un buen día, mi padre trajo una máquina pequeña y extraña; nos dijo que servía para ver películas "como en el cine, pero sin salir de casa". Se trataba de un reproductor de videos Betamax, de esos que se habían puesto de moda en Lima —las salidas al cine habían dejado de ser "atractivas" para los limeños, debido a los temores generados por el terrorismo y a las restricciones económicas de aquel entonces—. Esa misma noche, como para probar el Betamax, papá había alquilado una película llamada Volver al futuro: mi vida ya no volvería a ser la misma.

El filme trataba de un chico que retrocedía en el tiempo, conocía a sus padres, y su madre se enamoraba de él; tres de los elementos psicológicos más poderosos, creo yo, que pueden explotarse en una narración. La idea de poder viajar a través del tiempo, en primer lugar, es algo tan fascinante como inalcanzable; conocer a tu padre o madre cuando era joven, y hasta ser su amigo, genial hasta las…