Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2015

¡Adiós, tío Lino!

Julio de 2007
Era el último tramo de un solitario viaje de tres semanas por el sur del Perú: una necesaria extracción de mi ser, en búsqueda de entendimiento, de redención y de luz en medio de un período oscuro de mi vida. Atrás quedaban los imponentes cerros del santuario de Machu Picchu, las heladas islas sobre el Lago Titicaca, y las ruinas de un imperio milenario llamado Tiahuanaco al otro lado de la frontera boliviana. Había dejado para el final de la travesía a (nada más ni nada menos que) Abancay, la tierra de mis ancestros.

El bus se detuvo; por fin habíamos llegado. Mi papá le encargó a su amigo Jorge "El Viejo" Vargas que me esperara en la estación terrestre y que me ayude a instalarme en la ciudad —conocía al tío Jorge de toda la vida: músico folclórico y guitarrista igual que mi padre, uno de sus mejores amigos—. Cuando bajaba del bus, lo reconocí inmediatamente; y a su lado, casi dos cabezas más alto, estaba un señor al que jamás había visto.

—¡Hola, papá! ¿Qué …