Ir al contenido principal

Sobre el escepticismo, el amor y la inevitable erosión de la roca

¿Qué efecto tiene un chorro de agua sobre la roca? Ninguno, aparentemente. Pero si el chorro de agua cayera durante miles de años sobre la bendita roca, la erosionaría ¿verdad? Por supuesto que este fenómeno no podría ser visto por un ser humano —cuyo promedio de vida es de 67.2 años, según la CIA—; no obstante, es de conocimiento público porque ha sido estudiado a través del método científico, y por lo tanto, se confía, se cree, se da por hecho que es así, que es real, que es verdad.

¿Es posible dudar de la verdad? Obviamente que sí; y a eso llamamos escepticismo —afirmar que la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla—. El escéptico es aquel que pone en tela de juicio los valores sociales establecidos, que duda de la verdad o de la eficacia de las cosas.

¿Es malo el escepticismo?
"Der Philosoph Pyrrhon in stürmischer See" por Petrarca-Meister

Obviamente que no. Pirrón (Grecia, 360–270 a. C.) fue el primer filósofo escéptico; él creía que no había nada verdadero o falso, bueno o malo, inmundo o sagrado; según lo describe Etimologias.deChile.net. Por otro lado, un contemporáneo suyo, el gran Aristóteles (Grecia, 384–322 a. C) decía que la duda era el principio de la sabiduría. Más de mil años después, el filósofo y revolucionario científico Galileo Galilei (Pisa, 1564–1642) escribió "La duda es la madre de la invención".
Retrato de Galileo Galilei, por Sustermans Justus (1636)

El economista y filósofo John Stuart Mill (Londres, 1806–1873) recordaba a los profesores que "la función de las instituciones académicas no es hacer que los estudiantes aprendan a repetir lo que se les enseña como verdadero, sino formar personas con capacidad de pensar por si mismas: poniendo en duda las cosas; no aceptando doctrinas, propias o ajenas, sin el riguroso escrutinio de la crítica negativa; sin dejar pasar inadvertidas falacias, incoherencias o confusiones [...]" (Julia Evelyn Martínez, en su artículo para Rebelión).

El escepticismo entonces puede llegar a ser una herramienta útil en la búsqueda de la verdad. Pero me pregunto si ciertos tipos; como el escepticismo religioso, el deontológico o el amoroso; podrían convertirse en armas de doble filo, en entrampamientos mortales, o incluso en enfermedades crónicas. En realidad, mi cuestionamiento existencial gira(ba) en torno al último de ellos.

¿El amor existe?

Aparentemente, sí. De acuerdo a la Real Academia Española, el amor es un "sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser". Sin embargo, producto de una crisis emocional, desde hace varios años, me convertí en un escéptico declarado del amor.

En el 2008, llegó a mí una noticia perturbadoramente genial: la investigadora Georgina Montemayor, de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, había estudiado la producción química cerebral durante la etapa de enamoramiento —se accionan las zonas del cerebro que controlan las emociones, como el tálamo, la amígdala, el hipotálamo, el hipocampo, el giro singulado y partes del sistema límbico—, y llegaba a la conclusión de que se trataba de un "estado demencial temporal" comparable con una obsesión compulsiva. La especialista en anatomía opinaba que las personas entran y salen del estado de enamoramiento porque el cerebro no podría resistir tanto desgaste si se mantuviera así constantemente.

Revisando un poco más, encontré que diferentes estudios científicos determinaban que, dadas las implicaciones neurológicas del sentimiento que llamamos "amor romántico", este proceso químico tiene que concluir en un período máximo. Este límite puede ser de tres años (Helen Fisher, de la Universidad de Rutgers), cuatro años (Georgina Montemayor, de la UNAM), o hasta siete años (Eduard Punset).

¡Santas revelaciones, Batman! —me dije a mí mismo. Y entonces, ¿qué sucede después? Georgina Montemayor opinaba que el amor romántico se convertía luego en "cariño familiar". Obviamente que una serie de condiciones indispensables debía producirse para que este sentimiento perviva —cuestión que podría desarrollarse (post)eriormente—; pero el hecho era que el amor sí existía, pero no duraba para siempre.

¿Puede entonces un escéptico llegar a enamorarse?

Difícil —a la luz de las reflexiones expuestas—, pero no imposible.

Para que el chorro de agua llegue a erosionar la roca, solo se necesita tiempo. Tiempo para curar las heridas del corazón, tiempo para comprender que todo sucede por una razón, tiempo para darse a uno mismo la oportunidad de volver a sentir, de volver a ser feliz, e incluso de volver a sufrir —porque sin sufrimiento, no hay amor; como decía Madre Teresa de Calcuta—. En otras palabras, tiempo para aprender a ser un poco escéptico acerca del escepticismo mismo.
La segunda definición que hace la Real Academia acerca del amor —más acertada y poética que la primera, creo yo— es una invitación a dejarse llevar: el amor es el "sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, nos alegra y nos da energía para convivir, comunicarnos y crear".

¡Creo que vale la pena arriesgarse!

Comentarios

Anónimo dijo…
Muy interesante tu punto de vista... y sobre todo la comparación que haces ... yo te aseguro que así como ese chorro de agua logra erosionar la roca con el tiempo, solo el amor es capaz de lograr derribar muchas barreras y lograr que hasta el mas escéptico se enamore... el que persevera alcanza no ?

Entradas más populares de este blog

El Joker mató a Robin, y ahora… ¿Robin es el Joker? WTF?!? #FanTheories

Si bien este post trata de ser un humilde homenaje a Batman, uno de los superhéroes más emblemáticos del fantástico universo de los cómics; en primera instancia desarrolla la cronología y evolución de su sidekick, su fiel compañero: Robin, para luego introducirnos en la alucinante pero probable teoría acerca de su trágica caída hasta lo más profundo de la perversidad humana. Para la elaboración del post, y emulando a estos dos combatientes contra el crimen, me apoyará con sus comentarios y apreciaciones un sidekick muy especial: [CuriousBoy].

[CuriousBoy]
Así es, Galileus. En los siguientes párrafos profundizaremos la historia de Batman en la televisión y el cine, en su mayor parte junto a su inseparable amigo Robin; y veremos los diferentes Robin que existieron en el mundo de los cómics, y en especial, exploraremos y explicaremos las teorías del nuevo Joker del nuevo Universo Cinematográfico de DC Comics, guiados por lo que ya sabemos y nos han mostrado sobre las próximas películas, e…

La historia detrás de "El discurso del rey"

"El discurso del rey" es una película basada en la historia del rey Jorge VI —padre de la actual reina de Inglaterra—, quien tras la muerte de su progenitor, Jorge V, y la posterior abdicación de su hermano Eduardo VIII, se ve obligado a ascender al trono. En aquella época, el país se encontraba al borde de la Segunda Guerra Mundial y necesitaba un líder; por lo que su esposa Isabel, la fenecida Reina Madre, lo contacta con el terapeuta, Lionel Logue, con quien Jorge VI se comprometería firmemente a superar su defecto en el habla, gracias a lo cual llega a pronunciar el famoso discurso radiofónico que inspiraría a su pueblo.


I. El Rey
Destinado a ser solo príncipe
Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor nació el 14 de Diciembre de 1895, siendo el segundo hijo del rey Jorge V y de la reina María de Teck. En 1909, inició su carrera en la Armada Real Británica, llegando a tomar parte, como oficial de un buque de guerra, de la Primera Guerra Mundial. Se casó con Lady Isabel Bowes-…

Machu Picchu y los 3 cerros

Sentado en el bus, a diez minutos de Aguas Calientes, contemplaba las gigantescas formaciones rocosas llenas de vegetación que parecían resguardar un tesoro ancestral. Me sentía ansioso por llegar a él, como si fuera mi primera vez. Y es que ésta era diferente: Machu Picchu era ahora una de las 7 Maravillas del Mundo. Este es el relato de mis tres días, desde tres cimas, alrededor de la Ciudad Sagrada de los Incas.

Día 1: Machu Picchu, el "Cerro Viejo" Cruzando el ingreso al santuario, comencé a subir junto con los demás turistas por el camino de piedras. Eran las 6:30 AM y los rayos del Sol todavía no alcanzaban la altura de los cerros que nos rodeaban. La gente estaba apurada por llegar. Hacia un lado vi un camino por el que no iba nadie y pensé que talvez me llevaría a una vista de la ciudadela menos cargada de turistas. Decidí ir por allí.

Luego de veinte minutos de subida, las piedras empotradas en el cerro formaban una escalinata más empinada entre la densa vegetación.…