Ir al contenido principal

San Valentín y las pelas de Disney

San Valentín otra vez... "¡Qué lindo!", pensé. Prendí la tele y los "Chicos Locos" la habían dejado en Disney Channel. La programación por "El Día del Amor y la Amistad" había empezado con el clásico "Pocahontas". Me quedé prendido hasta el final:

- POCAHONTAS: Mi pueblo me necesita.
- JOHN SMITH: Entonces me quedaré contigo.
- POCAHONTAS: No. Tú tienes que volver.
- JOHN SMITH: Pero ¡no puedo dejarte!
- POCAHONTAS: No lo harás. Sin importar lo que pase, yo estaré contigo. Siempre.

Será por la fecha o no se qué, pero casi me sale una lágrima cuando John Smith, desde su barco, observa a Pocahontas que había subido a una montaña para verle alejándose en el mar, y se despide haciéndole el típico gesto "indio" con la palma de la mano. Ella le responde emocionada con el mismo gesto, mientras se escucha cada vez más solemne la banda sonora ganadora del Oscar (1995) —de la autoría del maestro Alan Menken—.

Por un momento, embelezado por los colores de la última escena (y por la esbelta figura de Pocahontas), me quedé pensando en ese final. No es uno feliz, definitivamente. Por ahí leí que muchos niños no lo habían llegado a comprender. ¿Por qué Pocahontas no se va con John Smith a Inglaterra? ¿No estaba ella enamorada de él? 

Estas preguntas me llevaron mentalmente a un viaje por los diferentes casos prácticos de amor que Disney nos ha ido mostrando a lo largo de los años.

¿Cómo puede ser que en "La Bella y la Bestia", la protagonista se enamore de un mounstruo? ¡Caramba! Una cosa es que le caiga bien, llegar a apreciarlo, que le tenga cariño (a fin de cuentas, es una especie de animal), ¿pero... decirle "¡Te amo!" al creerlo muerto?

A pesar de los consejos del sultán de Agrabah, la princesa Jazmín decide contraer matrimonio con un ladrón callejero llamado Aladdin.

La inquieta sirenita adolescente, Ariel, tampoco hizo caso a su padre, el rey Tritón, e incluso renunció a "su voz" (ojo con eso) por convertirse en humana y poder estar con el príncipe de sus sueños. ¡Y después nos preguntamos por qué hay tantas chicas rebeldes por ahí!

Shang Li, capitán de la guardia imperial china, tuvo que haberse sentido atraído hacia Mulán incluso antes de que se descubriera que no era hombre, sino ¿cómo pudo ser que se enamore de ella tan rápido, cierto? Para mí que este Shang Li tenía tendencias homosexuales (o bisexuales en todo caso).

Aurora, la Bella Durmiente, había pasado sus primeros dieciséis años sin ver a sus padres. Una vez que es despertada por su príncipe azul, decide casarse con él. ¿Y dónde quedaron los papás? ¡¿Qué pasó con recuperar el tiempo perdido con la familia?!

Regresando a nuestra querida Pocahontas, ¿acaso podemos encontrar en ella a una antigua "brichera"? (fuera del Perú, léase como "cazadora de gringos")...

Creo que el mensaje común de todas estas historias fantásticas, llenas de aventura, magia y color, es que el amor es una fuerza imparable, invencible, incomprendida a veces. Basta que dos personas la sientan para que no importe nada ni nadie alrededor, para que lo único que se reconozca como necesario para subsistir sea el tiempo juntos, para dejar de ser dos y volverse uno... al menos mientras ese "amor" dure (o perdure), lo cual es otro asunto.


Comentarios

Pero qué hermoso y acertado post nos regalaste, amigo. Disfruté muchísimo leyendo tus sutíles descripciones de estas películas, y el párrafo final me emocionó.

Saludos y besos desde la otra bitácora.
Anónimo dijo…
Definitivamente muy cierto...
Julieta dijo…
jajajajaja.. Nunca voovere a ver las películas de Disney igual porque tus comentarios fueron muy exactos.
Para mi el amor es el motor que mueve al mundo, de repente mi punto de vista es surreal pero ahi vamos.

Un beso
Jules
Yani dijo…
Me encanto tu post!! si ya se que San Valentin quedo atras pero el amor no tiene fecha si vive dentro de uno.

Abrazo desde el otro lado del charco ;) Yani

Entradas más populares de este blog

La historia detrás de "El discurso del rey"

"El discurso del rey" es una película basada en la historia del rey Jorge VI —padre de la actual reina de Inglaterra—, quien tras la muerte de su progenitor, Jorge V, y la posterior abdicación de su hermano Eduardo VIII, se ve obligado a ascender al trono. En aquella época, el país se encontraba al borde de la Segunda Guerra Mundial y necesitaba un líder; por lo que su esposa Isabel, la fenecida Reina Madre, lo contacta con el terapeuta, Lionel Logue, con quien Jorge VI se comprometería firmemente a superar su defecto en el habla, gracias a lo cual llega a pronunciar el famoso discurso radiofónico que inspiraría a su pueblo.


I. El Rey
Destinado a ser solo príncipe
Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor nació el 14 de Diciembre de 1895, siendo el segundo hijo del rey Jorge V y de la reina María de Teck. En 1909, inició su carrera en la Armada Real Británica, llegando a tomar parte, como oficial de un buque de guerra, de la Primera Guerra Mundial. Se casó con Lady Isabel Bowes-…

La Leyenda de Misti Túpac

Por José Manuel Garay Bustamante.

Cuenta la leyenda que, muchos años antes de los incas, vivía en las tierras de lo que ahora llaman Arequipa un joven llamado Misti Túpac. Él era el jefe de una tribu de agricultores y pescadores; pero su carácter era explosivo y muy colérico. Tenía poderes sobrehumanos, pero los usaba para el mal. Mucha gente se burlaba de él, por sus pensamientos y cóleras. A veces, se sentía tan extraño consigo mismo que hacía sufrir a la gente, e incluso los mataba con sus poderes mentales. 

Los dioses conversaban sobre qué hacer con Misti Túpac, porque se estaba portando muy mal. Entonces, el dios del fuego —que había escuchado atentamente—, al ver lo injusto y brutal que era Misti Túpac con sus súbditos, quería darle una lección y detener el sufrimiento de la tribu. 


Entonces, el dios del fuego subió a la tierra y se encontró con Misti Túpac, y le dijo:

—¡Tú, Misti Túpac, por tus actos, te voy a dar un castigo: serás un volcán, pero no un volcán cualquiera, sino un v…

El "¿sabías que...?" de la saga de La profecía

En junio del 2010, escribí el post más leído de esta bitácora, ¿Quién le teme a Damien Thorn?; un homenaje muy personal a una de mis sagas cinematográficas favoritas de todos los tiempos: la trilogía de La profecía. Se trata de una tríade de películas de terror —sin considerar el fiasco absoluto que resultó la cuarta parte—, de los años setenta y ochenta, que contaba la materialización de una profecía (supuestamente) bíblica sobre la venida del Anticristo a la Tierra. Damien Thorn era el personaje del encarnado Hijo de Satanás, quien se hacía paso, desde niño, a través de los círculos de poder, la política y los negocios, con el propósito de dominar el mundo.

Para los cinéfilos, unos de los temas fascinantes es la trivia de las películas —información que carece de importancia, pero que es una pena no conocerla—. Y qué mejor que la madre de toda la información habida y por haber sobre las "pelas": la Internet Movie Database (IMDB). Desde hace años que allí se puede encontrar…