Ir al contenido principal

Yo amo a "Bobby D"

A mediados de los noventa, conocí a un peculiar cinéfilo llamado Renzo Danos. Alfredo Voysest, uno de los grandes amigos de mi primera juventud, fue el que nos presentó, seguramente motivado por nuestra común afición al séptimo arte. Por aquella época, a raíz de un pequeño proyecto emprendedor, otro cinéfilo también frecuentaba mi casa: Percy Diez. Algo recuerdo de esas interminables y fascinantes tertulias, cuando coincidían ellos dos, acerca de los directores de cine, las bandas sonoras, las escenas memorables y, por supuesto, los grandes actores. Así fue como nació mi curiosidad —que luego se convertiría en admiración— por el más grande de todos: Robert De Niro.

Sin televisión por cable y con solo una o dos salas de cine decentes en Lima, casi la única forma de ver películas era a través de los canales nacionales. El más esmerado en transmitir buenas "pelas" era el canal 2: Frecuencia Latina. Justo por aquellos días, anunciaban el "estreno" —en televisión— de la película de Penny Marshall, Despertares (1990). La impecable actuación de Robert De Niro —le valió una nominación al Oscar—, en el papel de un catatónico que se recupera temporalmente de su enfermedad para luego volver a ella triste e inevitablemente, me hizo sentir tal impotencia y desesperanza que —y debo confesar— lloré por largo rato.
En Despertares (1990), interpretando a Leonard Lowe, un paciente catatónico.
Junto a Robin Williams, en Despertares (1990).
Una prolífica carrera

Nacido en Nueva York en 1943, Robert "Bobby" De Niro abandonó la secundaria a los 16 años para dedicarse a la actuación. Estudió arte dramático con Stella Adler y Lee Strasberg, e intervino en producciones teatrales antes de debutar en el cine a finales de los años sesenta. No llamó mucho la atención hasta 1973, cuando logró una incisiva interpretación de un delincuente en Malas calles, de Martin Scorsese, película desde la que ambos, actor y director, "iniciaron una duradera colaboración, unidos por el interés de retratar el lado marginal de la emigración italiana en Estados Unidos" (Biografías y Vidas, 2013).
Como Vito Corleone, en El padrino: Parte II (1974)

Su vehemente compromiso en la interpretación de los personajes, su técnica metódica de actuación y profundo estudio de los rasgos físicos y psicológicos de los papeles que encarna lo convierten en uno de los actores más reconocidos de todos los tiempos. Precisamente, su primer Óscar lo ganó en 1975 por su actuación en El padrino: Parte II, de Francis Ford Coppola, para la que tuvo que vivir cuatro meses en Sicilia (Italia), interiorizando el dialecto siciliano para interpretar a Don Vito Corleone —casi todos los diálogos de su personaje son en italiano—. El segundo Óscar de su carrera lo obtuvo por su actuación como Jake La Motta en Toro salvaje (1980), de Martin Scorsese, para la que aprendió a boxear e incluso aumentó 27 kilos de peso para las escenas finales.

En Toro salvaje (1980), encarnando al boxeador Jake La Motta.
Otro de sus grandes personajes es, sin duda, el perturbado Travis Bickle en la película de 1976, Taxi Driver, de Martin Scorsese; se sabe que, como parte de su preparación, trabajó como taxista durante cuatro semanas. Asimismo, el ex-convicto Max Cady, en Cabo de miedo (1991), del mismo director, para la cual pagó 5,000 dólares a un dentista para darle un aspecto maltratado a sus dientes, pagando después de la filmación 20,000 para arreglárselos.

En 1995, "Bobby D" nos dejó dos interpretaciones que hicieron historia. Bajo la dirección de Michael Mann, trabajó con otro grande de la actuación, Al Pacino, en Heat: Fuego contra fuego, haciendo de un asaltante profesional de bancos a punto de retirarse —no sin antes dar su último golpe—. Y en Casino, de Martin Scorsese, encarnó a un mafioso administrador de un casino en Las Vegas que es víctima de la avaricia y la traición de su círculo más cercano.
Escena memorable en Heat (1995): Robert De Niro y Al Pacino juntos al fin.
A pesar de ser también director y productor de cine, De Niro no ha dejado de entregarse al 100% en cada papel que le ha tocado en su prolífica carrera como actor. A mi mente vienen: el infame saxofonista en New York, New York (1977); el soldado convertido en religioso en La misión (1986); el jefe de la mafia, Al Capone, en Los intocables (1987); la "criatura" en Frankenstein (1994); el agente de la CIA en Ronin (1998); el depresivo mafioso en Analízame (1999); el oficial entrenador de buceo militar en Hombres de honor (2000); el desconfiado futuro-suegro en La familia de mi novia (2000); y el agonizante anciano con un último sueño por cumplir en Año Nuevo (2011).

Robert De Niro en Juegos del destino (2012)

Pat Jr. (Bradley Cooper) y Pat Sr. (Robert De Niro).
21 años después de su última nominación al Óscar, por Cabo de miedo (1991), este año la Academia lo postuló para el premio a Mejor Actor de Reparto por su actuación en Juegos del destino (2012) —también titulada como El lado bueno de las cosas—, de David O. Russell, en la que encarna a Patrizio "Pat Sr." Solitano, padre del protagonista, obsesivo-compulsivo, apostador empedernido y fan del equipo de fútbol americano Las Águilas de Filadelfia.


La relación paterno-filial que se va desarrollando durante el filme me conmovió de verdad, quizás por las semejanzas que le encontraba con mi relación con mi propio padre. Tuve que contenerme para no lagrimear durante uno de los momentos más dramáticos de la película: la conversación que mantiene Pat Sr. con su hijo en la habitación, en la que le confiesa su desesperada necesidad de pasar más tiempo con él, la necesidad de esos lejanos momentos "padre e hijo".

Lamentablemente, el domingo pasado en la 85.° ceremonia del Óscar, "Bobby D" no se llevó el premio de la Academia —lo que fue una pena para todos sus seguidores—. Pero su actuación en la película ya nos ha dejado una gran lección. En el momento crucial (casi al final) del filme, Pat Sr. encara al protagonista —como si nos encarara a todos nosotros—, ofreciéndonos un verdadero brillo de sabiduría: "Cuando la vida te brinda un momento como éste, es un pecado no aprovecharlo"
"Let me tell you, I know you don’t wanna listen to your father, I didn’t listen to mine but I’m telling you, you gotta pay attention to the signs. When life reaches out with a moment like this, it’s a sin if you don’t reach back. I’m telling you, it’s a sin if you don’t reach back, and it’ll haunt you for the rest of your days like a curse. You’re facing a big challenge in your life right now, at this very moment, right here. That girl loves you, she really loves you. And I don't know if Nikki ever did, but she sure as hell doesn't love you right now. I'm telling you, don’t fuck this up" (Tomado del guión de la película, en TWC Guilds, 2013).

... Y por cierto, ¡feliz cumpleaños, querido y recordado Renzo Danos!

Fuentes:
Biografías y Vidas. (2013). Biografía de Robert de Niro. Recuperado de http://www.biografiasyvidas.com/biografia/n/niro.htm
CelebQuote. (2013). Silver Linings Playbook (2012). Recuperado de http://celebquote.com/10573
Internet Movie Database [IMDb]. (2013). Biography for Robert De Niro. Recuperado de http://www.imdb.com/name/nm0000134/bio
TWC Guilds. (2013). Silver Linings Playbook: Official shooting draft. Recuperado de http://twcguilds.com/assets/screenplay/silver-linings/screenplay.pdf
Wikipedia. (2013). Roberto De Niro. Recuperado de http://es.wikipedia.org/wiki/Robert_De_Niro

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La historia detrás de "El discurso del rey"

"El discurso del rey" es una película basada en la historia del rey Jorge VI —padre de la actual reina de Inglaterra—, quien tras la muerte de su progenitor, Jorge V, y la posterior abdicación de su hermano Eduardo VIII, se ve obligado a ascender al trono. En aquella época, el país se encontraba al borde de la Segunda Guerra Mundial y necesitaba un líder; por lo que su esposa Isabel, la fenecida Reina Madre, lo contacta con el terapeuta, Lionel Logue, con quien Jorge VI se comprometería firmemente a superar su defecto en el habla, gracias a lo cual llega a pronunciar el famoso discurso radiofónico que inspiraría a su pueblo.


I. El Rey
Destinado a ser solo príncipe
Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor nació el 14 de Diciembre de 1895, siendo el segundo hijo del rey Jorge V y de la reina María de Teck. En 1909, inició su carrera en la Armada Real Británica, llegando a tomar parte, como oficial de un buque de guerra, de la Primera Guerra Mundial. Se casó con Lady Isabel Bowes-…

El Joker mató a Robin, y ahora… ¿Robin es el Joker? WTF?!? #FanTheories

Si bien este post trata de ser un humilde homenaje a Batman, uno de los superhéroes más emblemáticos del fantástico universo de los cómics; en primera instancia desarrolla la cronología y evolución de su sidekick, su fiel compañero: Robin, para luego introducirnos en la alucinante pero probable teoría acerca de su trágica caída hasta lo más profundo de la perversidad humana. Para la elaboración del post, y emulando a estos dos combatientes contra el crimen, me apoyará con sus comentarios y apreciaciones un sidekick muy especial: [CuriousBoy].

[CuriousBoy]
Así es, Galileus. En los siguientes párrafos profundizaremos la historia de Batman en la televisión y el cine, en su mayor parte junto a su inseparable amigo Robin; y veremos los diferentes Robin que existieron en el mundo de los cómics, y en especial, exploraremos y explicaremos las teorías del nuevo Joker del nuevo Universo Cinematográfico de DC Comics, guiados por lo que ya sabemos y nos han mostrado sobre las próximas películas, e…

Machu Picchu y los 3 cerros

Sentado en el bus, a diez minutos de Aguas Calientes, contemplaba las gigantescas formaciones rocosas llenas de vegetación que parecían resguardar un tesoro ancestral. Me sentía ansioso por llegar a él, como si fuera mi primera vez. Y es que ésta era diferente: Machu Picchu era ahora una de las 7 Maravillas del Mundo. Este es el relato de mis tres días, desde tres cimas, alrededor de la Ciudad Sagrada de los Incas.

Día 1: Machu Picchu, el "Cerro Viejo" Cruzando el ingreso al santuario, comencé a subir junto con los demás turistas por el camino de piedras. Eran las 6:30 AM y los rayos del Sol todavía no alcanzaban la altura de los cerros que nos rodeaban. La gente estaba apurada por llegar. Hacia un lado vi un camino por el que no iba nadie y pensé que talvez me llevaría a una vista de la ciudadela menos cargada de turistas. Decidí ir por allí.

Luego de veinte minutos de subida, las piedras empotradas en el cerro formaban una escalinata más empinada entre la densa vegetación.…