Ir al contenido principal

Nuestro primer terremoto!

Mi viejita me dijo que el pasado miércoles 15 de agosto viví el primer terremoto de mi vida. Y debe haber sido así para todos los limeños que nacimos después del trágico 31 mayo de 1970, fecha del anterior, con una magnitud de 7.5 en la escala de Richter y que causó entre otras desgracias la desaparición de la ciudad de Yungay, en el departamento de Ancash.

A las 6:41 PM estaba en el 3er piso de mi casa, en Magdalena del Mar, junto con José Manuel, mi hijo de 4 años de edad. Comenzó el temblor y como de costumbre pensé que sería leve así que me quedé sentado. Pero luego de unos segundos el piso se movía más y se oía afuera a la gente que empezaba a alarmarse. Nos paramos en el marco de la puerta y desde la azotea se veía el colegio que queda a la espalda de la casa. Los gritos de los niños saliendo de las aulas iban aumentando de volumen, a medida que llegábamos al medio minuto de movimiento sísmico y la intensidad sobrepasaba la de un simple temblor.

Valeria, mi hija de 7 años, estaba en el 2do piso con la nana, talvez debí bajar donde ellas, pero en ese momento no supe qué hacer. Como flashes de imágenes, venían a mí, recuerdos infantiles de pequeñas sacudidas en casa, en las que mi vieja siempre nos hacía rezar, diciéndonos que Dios estaba molesto y que debíamos prometer que nos íbamos a portar bien. Esos temblores siempre acababan antes de terminar el Padre Nuestro. El "Chico Loco" me preguntaba, confundido, por qué se movía el piso. Yo solo atiné a decirle, instintivamente que debíamos rezar. El problema fue cuando terminamos el Padre Nuestro y el Ave María (que son las únicas que se sabe), ya que no acababa el temblor, y más aun... sentíamos que la casa se balanceaba hacia los lados y las luces en todo el barrio comenzaron a apagarse. Ya estábamos sobre el minuto y medio del sismo.

Por primera vez en mi vida sentí que eso podía acabar en tragedia. Pensaba que en cualquier momento la casa podía desmoronarse, con nosotros adentro. Ambos veíamos asombrados, asustados, sin decir ya más nada, el panorama: los niños de la escuela gritando, la gente en las calles en pánico, las luces de varias cuadras a la redonda apagadas, en las calles los postes de luz titilando. En silencio le pedía por favor a Dios que todo eso se acabase de una vez. Luego de unos segundos más, felizmente se detuvo. Bajamos todos hasta el primer piso, subí a los niños y a la nana al carro y salimos a buscar a Ceci a su trabajo, en el distrito de San Isidro. Intenté comunicarme con ella por el celular, pero todas las líneas telefónicas estaban muertas.

En el camino, sintonicé Radio Programas, la cual solo escucho en época post-electoral y en casos como éste. Hubieron varias réplicas sísmicas, mucho más leves, pero igual en las calles se veía a la gente afuera de sus casas y edificios, el tráfico era atroz y a medida que pasaban los minutos, por la radio nos fuimos enterando de la magnitud del terremoto, o mejor dicho, de los dos terremotos: uno a las 6:41 PM y el otro al minuto siguiente: ambos alrededor de los 7.7 grados. El epicentro estaba en el mar a la altura de Pisco, en el departamento de Ica, al Sur de Lima. El alcance del movimiento sísmico parecía llegar hasta las ciudades más alejadas del país. Con atención, todos en el carro escuchábamos las llamadas desesperadas de mucha gente, de todos lados, que llamaba a la radio a pedir ayuda, a preguntar por sus seres queridos o simplemente a reportar lo que sucedía.

Con mucha tristeza ya se podía predecir que las zonas más afectadas estaban en las ciudades de Ica, Chincha y sobretodo Pisco. El presidente Alan García decretó que las clases escolares se suspendían el día siguiente, por seguridad, y se declaraba el estado de Emergencia en el departamento de Ica. Cuando volvimos a casa no teníamos luz, teléfono y no llegaría sino hasta el día siguiente. Todos nos dormimos juntos, en la misma cama, por si nos pescaba una réplica de mayor intensidad.

Al día siguiente, ya se tenía más información: en Lima, al menos no hubo mayores daños, sin embargo el saldo de esta tragedia a nivel nacional llegaba al menos a 510 muertos, 85.000 damnificados y casi 17.000 casas destruidas. Mención aparte merece el patrimonio cultural destruido como las iglesias y monumentos, los museos y las formaciones rocosas naturales, como las famosas La Catedral y El Fraile en la Reserva Nacional de Paracas, que se derrumbaron. Ayer por la noche ví en la TV escenas realmente escalofriantes de cómo está la situación en el Sur.

Como decía el titular de un periódico, "llegó la hora de la acción y la solidaridad". Creo que lo que nos toca ahora es ayudar, de cualquier forma, en cualquier medida, pero hacerlo. Y a los que esta tragedia no nos ha afectado directamente, nos queda agradecer a Dios y orar por las familias dañadas irreparablemente.

http://www.elcomercio.com.pe/ediciononline/HTML/olecportada/2007-08-16/olecportada0419688.html

Comentarios

Lunettas dijo…
Supe y lamenté muchísimo esa catástrofe de la que fueron víctimas... pero el motivo de este comentario va mas allá de cosas organizadas por la madre naturaleza para que aprendamos a no hacerle daño a nuestra tierra. El motivo de este comentario es solo decirte que me ENCANTA la fotografía de tus nenes... se ve pura... Por cierto anduve siguiendote el rastro... Tienes una preciosísima familia.

Entradas más populares de este blog

El Joker mató a Robin, y ahora… ¿Robin es el Joker? WTF?!? #FanTheories

Si bien este post trata de ser un humilde homenaje a Batman, uno de los superhéroes más emblemáticos del fantástico universo de los cómics; en primera instancia desarrolla la cronología y evolución de su sidekick, su fiel compañero: Robin, para luego introducirnos en la alucinante pero probable teoría acerca de su trágica caída hasta lo más profundo de la perversidad humana. Para la elaboración del post, y emulando a estos dos combatientes contra el crimen, me apoyará con sus comentarios y apreciaciones un sidekick muy especial: [CuriousBoy].

[CuriousBoy]
Así es, Galileus. En los siguientes párrafos profundizaremos la historia de Batman en la televisión y el cine, en su mayor parte junto a su inseparable amigo Robin; y veremos los diferentes Robin que existieron en el mundo de los cómics, y en especial, exploraremos y explicaremos las teorías del nuevo Joker del nuevo Universo Cinematográfico de DC Comics, guiados por lo que ya sabemos y nos han mostrado sobre las próximas películas, e…

La historia detrás de "El discurso del rey"

"El discurso del rey" es una película basada en la historia del rey Jorge VI —padre de la actual reina de Inglaterra—, quien tras la muerte de su progenitor, Jorge V, y la posterior abdicación de su hermano Eduardo VIII, se ve obligado a ascender al trono. En aquella época, el país se encontraba al borde de la Segunda Guerra Mundial y necesitaba un líder; por lo que su esposa Isabel, la fenecida Reina Madre, lo contacta con el terapeuta, Lionel Logue, con quien Jorge VI se comprometería firmemente a superar su defecto en el habla, gracias a lo cual llega a pronunciar el famoso discurso radiofónico que inspiraría a su pueblo.


I. El Rey
Destinado a ser solo príncipe
Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor nació el 14 de Diciembre de 1895, siendo el segundo hijo del rey Jorge V y de la reina María de Teck. En 1909, inició su carrera en la Armada Real Británica, llegando a tomar parte, como oficial de un buque de guerra, de la Primera Guerra Mundial. Se casó con Lady Isabel Bowes-…

Machu Picchu y los 3 cerros

Sentado en el bus, a diez minutos de Aguas Calientes, contemplaba las gigantescas formaciones rocosas llenas de vegetación que parecían resguardar un tesoro ancestral. Me sentía ansioso por llegar a él, como si fuera mi primera vez. Y es que ésta era diferente: Machu Picchu era ahora una de las 7 Maravillas del Mundo. Este es el relato de mis tres días, desde tres cimas, alrededor de la Ciudad Sagrada de los Incas.

Día 1: Machu Picchu, el "Cerro Viejo" Cruzando el ingreso al santuario, comencé a subir junto con los demás turistas por el camino de piedras. Eran las 6:30 AM y los rayos del Sol todavía no alcanzaban la altura de los cerros que nos rodeaban. La gente estaba apurada por llegar. Hacia un lado vi un camino por el que no iba nadie y pensé que talvez me llevaría a una vista de la ciudadela menos cargada de turistas. Decidí ir por allí.

Luego de veinte minutos de subida, las piedras empotradas en el cerro formaban una escalinata más empinada entre la densa vegetación.…